02 El Problema

Toda la mañana en el trabajo fue igual, hasta las 11 a.m. cuando su celular sonó: - Hola, Martín, soy yo, Lucas tu hermano.
-¿Como conseguiste mi celular?- hace años que no veía a Lucas, la ultima vez fue en el velorio de su madre, donde Lucas le informo que se iba del país y Martín se quedo totalmente solo.
-Eso no importa, necesito verte- la voz de Lucas sonaba, fatigada y nerviosa- es urgente.
-¡Que gracioso!, hace diez años que te fuiste, diez años sin mantener contacto y ahora apareces con el cuento de que necesitas verme con urgencia, no te voy a dar el gusto.
-Estoy en el comedor de tu trabajo, es la hora del almuerzo, baja por favor- este por favor sonó desesperado y Martín pensó que no perdía mucho en ver a su hermano y de ser posible insultarlo todo lo que pudiera.
Cuando llego a la cafetería vio a Lucas, tenia el mismo rostro que recordaba, pero con medio pelo canoso y ropa harapienta -¿Como te dejaron entrar así vestido en esta empresa?- juició.
-Fácil hermanito, mostré mi identidad, comprobaron que era tu hermano y asegure que vos respondías por mi en caso de problemas- aclaro Lucas con una sonrisa en la cara -Y por cierto, Hola Martín, ¿Como estas?
Solo mostrando un poco de la ira que sentía por su hermano, respondió- Claro, por que me alegro de verte, Lucas, después de diez años muy largos en los que estuve solo, venís a verme como si nada.
-No hay tiempo para disculparme, no voy a decir que fui un imbécil, tampoco vengo a darte una explicación de por que me fui, la verdad es que necesito que me hagas un favor, algo muy importante- explico Lucas con tono serio.
-¿Por que lo tendría que hacer?
-Porque si.
-Ja ja, ¿esa es tu mejor respuesta?
-No, la historia es larga y el favor muy sencillo. Todo lo que tenés que hacer es guardarme este bolso por unas horas, a medianoche lo paso a buscar por tu casa- saco uno de los dos bolsos que tenia al lado de sus pies y se lo entrego.
-¿Droga?
-No.
-¿Armas ilegales, animales de contrabando, botín de algún robo?
-No es nada ilegal, solo es algo que no puedo llevar encima por ahora y te pido que lo guardes.
-Claro, pero el otro bolso si- acuso Martín.
-Mira hermano, no tengo tiempo, solo es un estúpido favor y te lo pido a vos esperando que lo hagas, se lo pediría a cualquiera pero no conozco a nadie más.
-Esta bien, pero solo por hoy, no quiero saber nada más de vos
-Ese odio me lo merezco y no molestaría tu vida con mi presencia si tuviera otra opción, pero no la hay, hasta la noche.

Martín agarro el bolso y lo guardo en su casillero del trabajo, luego de salir de este, fue hasta su casa, tiro el bolso lo mas lejos posible y se cambio. Como todos los lunes se dirigió al gimnasio donde estuvo sus rutinarias 2 horas de ejercicio.
Al llegar a su casa, a eso de las 9:30, llego a su edificio y llamo al ascensor. Cuando este llego a PB. un hombre salio de este tan rápido, que choco contra el, sin siquiera pedir perdón, se alejo lo mas rápido que pudo. Cada vez mas enojado por el día que había tenido, llego a su apartamento y fue directamente a la ducha.
Al salir, se dirigió a living a ver la TV y en ese momento se dio cuenta, el bolso de Lucas no estaba. Rápidamente revisó toda la casa por las dudas y al no hallarlo, buscó en su celular el número de donde lo había llamado Lucas, por suerte era un celular, llamó y al instante Lucas respondió: -¿Se lo llevaron verdad?, ¡No puede ser!, pensé que mi plan había servido.
-¿Que plan?. Lucas, no entiendo.
-Voy para ahí.


Quince minutos más tarde Lucas llego, su cara mostraba un pálido nunca antes visto por Martín.
-¿No viste a nadie sospechoso?
-Lo único extraño que me paso fue que un hombre choco conmigo en el ascensor y por cierto, ¿en que plan me metiste, Lucas?
-Pensé, que con tantos funcionarios saliendo de la empresa al mismo tiempo, podías pasar desapercibido.
-¿desapercibido de quién, que había en ese bolso?
-por ellos, es una historia larga, el contenido del bolso no te importa.
-Alguien entro en mi casa, ¡necesito una explicación, ahora!
-Esta bien, porque ahora me vas a tener que ayudar.
-Ni lo pienses.
Lucas respiró profundamente, se sentó abatido en el sillón y puso su cara entre sus manos.
-Dentro de ese bolso, había un corazón, un corazón humano.
-¡NO PUEDE SER, MI HERMANO ES CONTRABANDISTA DE ORGANOS!
- No seas imbécil, es un corazón para mi hijo.
-¿TU HIJO?

6 Comentarios:

Diemov 11 de febrero de 2008, 19:05  

próximamente: capítulo 03, la explicación.

Lulychus 12 de febrero de 2008, 7:20  

Ya que por ahi he visto que tu historia le hace acordar ciertas peliculas a la gente, a mi el final me hizo acordar a John Q, una pelicula de Denzel Washington, muy buena. Pero ta, ya se q eso no te importa jeje.

Diemov 12 de febrero de 2008, 8:24  

Lulychus, deja de tirarme abajo mis cuentos, si no te gustan o te aburren no comentes.

jaja, mentira, es verdad ahora que me haces acordar, si suena parecido, pero no tengo planeada una historia parecida a la de john Q

El alemán 12 de febrero de 2008, 8:40  

por que el tipo se llama como yo?

la historia es intrigante, a ver como sigue...

JuanT 12 de febrero de 2008, 12:32  

Mantenes buen ritmo, hacerlo todo una conversación le da mucha ligereza a la historia (aunque puede llevar a que le falte profundidad), pero en este caso sirve porque el personaje y el lector tienen al mismo tiempo muy poca información, lo que aumenta el suspenso.

Muy buen desarrollo, veremos cómo sigue...

Saludos!

p.d.: a mi no me hace acordar a ninguna peli

NachitoOx 13 de febrero de 2008, 17:35  

Bueno, ahora me toca a mí hacerme el Decano en Literatura, ya que está de moda juzgarte como si de verdad supiéramos algo. (cof cof)

Está buenísima la historia, atropellada por momentos, pero genera el suspenso digno de una buena película. Y es que está muy redactada al estilo de un guión, y eso me gusta.

Nada más, no me levanto del sillón esperando la continuación. Llevo dos días cagando en el living :P