Sentido de orientación

No entiendo los sentimientos, es cierto, para mi digerir y asimilar sentimientos es como tratar de comer cemento, sinceramente no puedo. En mi vida escucho mucho, escucho los problemas de mis amigos, conocidos y cualquiera que necesite ser escuchado, aunque sea por un extraño, nada más por decirlo y sacarlo de adentro, cada persona buscando en cada palabra dicha o escuchada, su significado personal pero, ¿yo?.

Los sentimientos son extraños, complicados y complejos. Nacieron hace mucho tiempo, en los mamíferos somos capaces de ver reacciones asociadas a sentimientos, un elefante bebe perdido que abraza un árbol porque le recuerda la pata de su madre, una leona que defiende a muerte a sus cachorros, búfalos que atacan a un cachorro de león muerto, pero que después se reúnen alrededor de el y lo lamen como a sus crías, perros que defienden a sus amos, etc.

Nacieron hace tiempo en la evolución y a pesar de eso nosotros, el animal con el cerebro más desarrollado no los podemos.., que "controlar", "asumir", vivir con ellos en armonía.
Intentando tragar cemento pienso que existen dos sentimientos principales, únicos como el blanco y negro, fuera del espectro de colores pero dentro de todos ellos, el amor y el odio; Y que los demás sentimientos son en sí un lista de "cosas" que amas y "cosas" que odias.
Con "cosas" me refiero a personas, objetos, reacciones, Todo. Dentro de estos blancos y negros están los grises "cosas" que querés o no más que otras.
Pero también hay algo mas dentro de los sentimientos, es el color de cada uno, Lo que llamamos experiencia, conocimiento esa memoria de acciones en el pasado que te marcaron y te hicieron modificar el rumbo.
¿Cuando le decís a una persona "te amo", es exactamente igual a un "te amo" anterior que le dijiste a alguien más?, podés decir que si, pero creo que no, que la experiencia te hace modificarlos a cada momento, a cada segundo, dándoles los últimos toques al sentimiento.
En mi caso, la pregunta es: ¿como me debo sentir?, como reaccionas, mucha, pero muchísima gente te dice que tenés que largar todo por que sino, los sentimientos, te comen por dentro; Perfecto, pero, ¿esta bien?, si tu mejor amigo esta de novio y a vos te mata de envidia verlo con esa persona, por las razones que sean, se lo decís, te lo sacás de adentro o cargas a una persona ajena a la situación con tu problemático secreto, ¿dejas de verlo?, pero es tu mejor amigo.

Todos sabemos que lo mejor que se puede hacer es tragarse esa envidia y sacar la segunda voz de tu conciencia, esa que es buena, pero que queda tapada por la maldad humana. Esa que te dice "alégrate, es tu mejor amigo", y lo felicitas. Esta reacción de "héroe trágico" ¿es mejor?, yo la prefiero siempre aunque vaya en contra de mi política de decir siempre la verdad.

Bueno, todo esto para decir que los sentimientos, son complejos que hay que lidiar con ellos hasta cuando dormís, pero en si: ¿como reacciono yo?, muchas veces o más bien casi todas soy impulsivo, pero en los sentimientos trato de pensar dos veces o más, que es lo mejor, no para mi sino para mi entorno y con respecto a mis sentimientos trato de ignorarlos, no pensar, ser insensible a mi mismo, no confundirme. El tiempo me va a decir lo mal que lo estoy haciendo pero por ahora es el camino que este "pequeño saltamontes" ve como correcto, convirtiéndome en un personaje cualquiera de un cuento de Asimov, solo acciones sin sentimientos.

Nota
1. Dije que el ser humano es el animal con el cerebro más desarrollado, no el mejor animal.
2. Lo del amigo y la novia solo fue un ejemplo.
3. Comenten y opinen.

Artista e Imbécil

En el año 2007, Guillermo Vargas Habacuc, un supuesto 'artista', cogió a un perro abandonado de la calle, lo ató a una cuerda cortísima en la pared de una galería de arte y lo dejó allí para que muriera lentamente de hambre y sed.

Durante varios días, tanto el autor de semejante crueldad como los visitantes de la galería de arte presenciaron impasibles la agonía del pobre animal.
Hasta que finalmente murió de inanición, seguramente tras haber pasado por un doloroso, absurdo e incomprensible calvario.



¿Te parece fuerte?

Pues eso no es todo: la prestigiosa Bienal Centroamericana de Arte decidió, incomprensiblemente, que la salvajada que acababa de cometer este sujeto era arte, y de este modo tan incomprensible Guillermo Vargas Habacuc ha sido invitado a repetir su cruel acción en dicha Bienal en 2008.

¡¡IMPIDÁMOSLO!!!

Firmad aquí: http://www.petitiononline.com/13031953/

(no hay que pagar, ni registrarse, ni nada peligroso, y merece la pena) para enviar una petición y que este hombre no sea felicitado ni llamado 'artista' por tan cruel acto, por semejante insensibilidad y disfrute con el dolor ajeno.

Es muy fácil, se tarda 10 segundos y es seguro, si perdemos el tiempo reenviando tonterías que nadie se cree, bien podemos dedicar un poco de ese tiempo a intentar evitar que otro animal inocente sufra la crueldad de este, y otros, sádico y repugnante 'ser humano':

Pd: si pones el nombre del 'artista' en Google salen las fotos de este pobre animal, y seguramente también te saldrán páginas web donde podrás contrastarlo y ver que es VERDAD.

Este mensaje me llego hoy, la sangre me hierve, si esto es arte la verdad es que soy un completo ignorante.
Me pregunto que haría si hubiera estado en la Bienal, lo más probable es que me llevara al perro a una veterinaria para tratarlo y si el artista se negaba me hubiera ganado unos días en la cárcel y algunas demandas.

Ya envie esto por mail, pero creo que alguien que no conozco pero que pasa por mi bolg, lea esto y ayude a difundir este mensaje tratando de evitar la muerte de un ser vivo únicamente para que un imbécil aumente su fama, un precio muy caro para algo tan barato.

¿ COMO MEDIR LA ALTURA DE UN EDIFICIO ?

Hace algún tiempo recibí la llamada de un colega. Estaba a punto de poner un cero a un estudiante por la respuesta que había dado en un problema de física, pese a que éste afirmaba con rotundidad que su respuesta era absolutamente acertada.

Profesores y estudiantes acordaron pedir arbitraje de alguien imparcial y fui elegido yo. Leí la pregunta del examen y decía: Demuestre cómo es posible determinar la altura de un edificio con la ayuda de un barómetro. El estudiante había respondido:

Llevo el barómetro a la azotea del edificio y le ato una cuerda muy larga. Lo descuelgo hasta la base del edificio, marco y mido. La longitud de la cuerda es igual a la longitud del edificio. Realmente, el estudiante había planteado un serio problema con la resolución del ejercicio, porque había respondido a la pregunta correcta y completamente.

Por otro lado, si se le concedía la máxima puntuación, podría alterar el promedio de su año de estudio, obtener una nota más alta y así certificar su alto nivel en física; pero la respuesta no confirmaba que el estudiante tuviera ese nivel. Sugerí que se le diera al alumno otra oportunidad.

Le concedí seis minutos para que me respondiera la misma pregunta pero esta vez con la advertencia de que en la respuesta debía demostrar sus conocimientos de física. Habían pasado cinco minutos y el estudiante no había escrito nada. Le pregunté si deseaba marcharse, pero me contestó que tenía muchas respuestas al problema. Su dificultad era elegir la mejor de todas. Me excusé por interrumpirle y le rogué que continuara. En el minuto que lo quedaba escribió la siguiente respuesta: tomo el barómetro y lo lanzo al suelo desde la azotea del edificio, calculo el tiempo de caída con un cronómetro. Después se aplica la formula altura = 0,5 x aceleración x (tiempo al cuadrado). Y así obtenemos la altura del edificio. En este punto le pregunté a mi colega si el estudiante se podía retirar. Le dio la nota más alta.

Tras abandonar el despacho, me reencontré con el estudiante y le pedí que me contara sus otras respuestas a la pregunta. "Bueno, respondió, hay muchas maneras, por ejemplo tomas un barómetro en un día soleado y mides la altura del barómetro y la longitud de su sombra. Si medimos a continuación la longitud de la sombra del edificio y aplicamos una simple proporción, obtendremos también la altura del edificio." Perfecto, le dije, ¿Y de otra manera?. Si, contestó, éste es un procedimiento muy básico para medir un edificio, pero también sirve. En éste método, tomas el barómetro y te sitúas en las escaleras del edificio en la planta baja. Según subes las escaleras, vas marcando la altura del barómetro y cuentas el número de marcas hasta la azotea. Multiplicas al final la altura del barómetro por el número de marcas que has hecho y ya tienes la altura. Este es un método muy directo. Por supuesto, si lo que quiere es un procedimiento más sofisticado, puede atar el barómetro a una cuerda y moverlo como si fuera un péndulo. Si calculamos que cuando el barómetro está a la altura de la azotea la velocidad es cero y si tenemos en cuenta la medida de la aceleración de la gravedad al descender el barómetro en trayectoria circular al pasar por la perpendicular del edificio, de la diferencia de estos valores y aplicando una sencilla formula trigonométrica, podríamos calcular, sin duda, la altura del edificio. En este mismo estilo de sistema, atas el barómetro a una cuerda y lo descuelgas desde la azotea a la calle. Usándolo como un péndulo puedes calcular la altura midiendo su período de precesión. En fin, concluyó, existen otras muchas maneras. Probablemente, la mejor sea tomar el barómetro y golpear con él la puerta de la casa del portero. Cuando abra, decirle "Señor portero aquí tengo un bonito barómetro. Si usted me dice la altura de este edificio, se lo regalo."

En este momento de la conversación, le pregunte sí no conocía la respuesta convencional al problema (la diferencia de presión marcada por un barómetro en dos lugares diferentes nos proporciona la diferencia de altura entre ambos lugares) evidentemente, dijo que la conocía, pero que durante sus estudios, sus profesores habían intentado enseñarle a pensar.

El estudiante se llamaba Niels Bohr, físico danés, premio Nóbel de Física en 1922, más conocido por ser el primero en proponer el modelo del átomo con protones y neutrones y los electrones que lo rodeaban. Fue fundamentalmente un innovador de la teoría cuántica. (Archipopular crónica atribuida a Sir Ernest Rutherford, presidente de la Sociedad Real Británica y Premio Nóbel de Química en l908)

Encontré este relato en el foro Skyscrapercity,