01 El inicio

Su vida era normal. Dentro de la semana, rutinaria como todas las semanas, los días eran todavía más rutinarios.

El trabajo, en una gran empresa internacional, se desarrollaba en el piso 23, que como la mayoría de los pisos del edificio, estaba lleno de cubículos y una sola oficina grande con ventanas. Como pudieron adivinar, el ocupaba un cubículo y como todos los trabajadores de cubículos deseaba ocupar la oficina. Comía con sus compañeros de trabajo, era un lame-botas del jefe, como todos y su nivel de trabajo era excelente.

En su apartamento, de un dormitorio tenia todo lo imprescindible, no tenía mascota, ni hobbies. Su grupo de amigos era normal, bailaban, festejaban y salían. Se enamoraba de vez en cuando, pero nunca nada serio. El gimnasio era la tercera opción, si uno lo buscaba, no escapaba de la rutina de trabajo, gimnasio, casa. Todo "normal".

Pero, en la noche, cuando estaba a punto de dormirse, un pensamiento aparecía siempre en su mente, toda su vida era muy normal, en la especie humana el termino "normal" es solo un promedio de todas las vidas "anormales" del planeta. Cada uno era diferente e único en este planeta, menos él. Su vida era normal y eso lo traumaba, no tenia pasión por algo, no le interesaba nada más de lo que tenia, pero en el fondo de su psiquis sabia que esto estaba mal.

La mañana del Lunes, el desayuno era el de siempre, café, solo café y tostadas sin nada únicamente el pan. El viaje hasta el trabajo en el mismo ómnibus de siempre, a la misma hora y en el mismo asiento...

7 Comentarios:

Diemov 9 de febrero de 2008, 17:51  

Esta es un relato, en capítulos, este es el primero y le van a seguir otros, tampoco es una copia trucha de matrix, no va a aparecer un hombre llamado Morpheus y le va a dar la pastilla.
Pronto saldra el capitulo 2, El problema

Lulychus 9 de febrero de 2008, 18:22  

Esta bien descripto porque con solo leerlo me hace sentir el aburrimiento y la apatia que siente el loco. Creo que todos en algun momento queremos ser como homero simpson que aunque pasa el dia rascandose el orto siempre le pasan cosas increibles, jeje.
Saludos

El alemán 10 de febrero de 2008, 4:19  

creo que lulychus dijo que tu post era aburrido, jaja. a ver la parte dos cuando sale.

JuanT 10 de febrero de 2008, 9:46  

Me parece que el alemán tiene razón, Lu acusó tu post de aburrido, si sintió el tedio es porque lo vivió!!

Nah, mentira. No tengo realmente nada para decir, esperaré que empieze a desarrollarse la historia. Por otro lado, porque eso de poner "normal" cada vez más grande? con repetirlo hasta el cansancio en negrita bastaba.

Saludos!!

p.d.: no demores un mes para la segunda parte, ta?

NachitoOx 10 de febrero de 2008, 10:36  

Cada vez más las críticas que hacen bidireccionalmente JuanT y Diemov son más al pedo :P

Más allá de eso, creo que todos nos sentimos un poco identificados por este principio, de ser uno más del montón, con vidas normales y rutinarias. En mi caso, he aprendido que cuando cosas no-normales suelen ser malas, así que perdón por la falta de gracia, pero disfruto más de los momentos normales de mi vida, porque gracias a (sinónimo no religioso de Dios) en mi vida las cosas normales han sido muy buenas, he tenido salud, amor, amistad y todo ello ha concurrido en un leit motiv, un aura de felicidad que me acompaña sin importar qué, y por el cual siempre estoy agradecido.

Seré desubicado, pero soy feliz en mi normalidad

Indio Sangriento 10 de febrero de 2008, 17:20  

Me hace acordar en gran medida al personaje de Will Ferrel en "Más extraño que la ficción". Y lo que saco de conclusión, es que el día que aparezca una mina que le vuele la cabeza, dejará de ser así...
Saludos

Diemov 10 de febrero de 2008, 19:43  

JuanT: no va a tardar tanto el segundo capítulo.

NachitooX: sabes que tengo un concepto diferente de la vida que vos y que detesto la rutina, me alegro de tener impulsos y ser un poco impredecible.

Indio Sangriento: Esa peli no la vi, pero no es el plan que tengo para el personaje