Navidad


Estaba todo pronto para la noche buena, ningún detalle se pasó por alto.






Toda la casa había pasado por una meticulosa limpieza, hasta las molduras de los muebles habían sido finamente lustrados, todo brillaba como nunca.

La mesa era impecable, en ella estaban los platos y cubiertos que solo se usan en esa fecha, cada uno alineado de forma milimétrica y ni pensar en solo un juego de cubiertos, existían los del pan, los de la ensalada, los del plato fuerte, las copas de vino, las de agua y las de champagne.

También la cena estaba lista, una de esas cenas complejas y excentricas que se prepara para las fiestas, con platos que se comen una vez al año, muchos fiambres, ensaladas y condimentos extraños. Consistía en tres platos con la entrada y el postre, un postre de construcción perfecta, de esos que tienen miles de detalles y da lástima pincharlos con el tenedor.


El árbol de navidad era ideal, todo lleno de luces y nieve artificial, con un pesebre de casi 50 personajes perfectamente hechos.

Los regalos, que eran abundantes, estaban finamente envueltos en cajas con grandes moños y muchos colores, una pila gigante de regalos, del tamaño de una persona.





Pero...... ¿y la gente?






Las personas se encontraban afuera conversando, no importaban los regalos, la limpieza o la cena, lo único importante era que estaban reunidos compartiendo, crearon una navidad de esas que se recuerdan siempre.....

5 Comentarios:

>> a l e x i s 19 de diciembre de 2007, 18:01  

A mí las navidades nunca me gustaron mucho, quizá esa imagen fea que tengo es de las últimas navidades que no han sido taaan agradables, pero bueno, no son tan lindas para mí.

Gracias por aclarar lo de los Tucu-Tucus, igual para mí no son más que unas ratas :P

Saludos.

NachitoOx 19 de diciembre de 2007, 18:07  

Por patéticamente estúpido que suene (o estúpidamente patético)
de las últimas navidades, sin duda la mejor, fue la que pasé aislado en el campo de tus tíos.

Próximamente quizás escriba las historias de LA GRANJA DEL TÍO MANUEL

Diemov 19 de diciembre de 2007, 18:12  

JAJA yo estoy pensando en Las aventuras del loco juvenal, en el cual viaja por el mundo con su bermuda amarilla y sin que nadie le entienda

Diemov 19 de diciembre de 2007, 18:23  

Este no es un post acerca de lo bueno que fueron mis navidades, yo también he tenido malas, es para reaccionar y ver lo bueno que hay en ellas e intentar hacer mejores navidades

JuanT 20 de diciembre de 2007, 7:08  

Bueno che, me gustó el texto, supongo que si alguien se toma tantos trabajos para hacer de la fiesta algo tan milimetricamente pensado es porque es importante para esa persona y para dejar buena impresión, aunque idealmente lo que importa es la gente sí, nadie se va a acordar de la distancia entre cubiertos y platos al otro día :P

Saludos!